10 años después

Tenía tiempo que no escribía en el blog, ha sido un año muy movido en muchos aspectos, para todos. Recientemente publiqué una foto en mi cuenta de Instagram que tuvo un impacto algo inesperado, y por eso me decidí a escribir este artículo para poder compartirlo con la comunidad de Jugos para el Alma, y poder como lo leí en muchos comentarios, inspirar a otras personas.

La foto de la izquierda de esta publicación fue hace unos 10 años, estaba entrando en los treintas, la edad en la que quieres cometer el mundo, literal. Soy Venezolana así que por naturaleza y por influencia, hay que mantenerse “delgada”, lo que no necesariamente significa estar saludable. Un insulso estereotipo impuesto por la sociedad en uno de los países con más fábricas de “mujeres bellas”. Pero soy una rebelde por naturaleza, así que eso a mí siempre me importó muy poco. Sin embargo, la salud sí es una cuestión que debe ser prioratorio para todos, y eso es algo que nos cuesta entender hasta que se deteriora, porque creemos que siendo jóvenes como nos sentimos bien, seguiremos estando bien hasta pasados probablemente los 100 años, Pero no, así no funciona, el cuerpo si no lo respetas a tiempo, nos pasa factura en algún momento.

Regresando el tema de la foto de la izquierda, entrando en mis treinta años me sentía imparable, incluso con mis 12 kilos de más. porque la verdad nunca fue eso un tema, me sentía bien que es lo importante. No hablaré en este blog sobre mis malos hábitos de alimentación, porque no creo que sea necesario y no es mi intención juzgar. Simplemente comía de todo, a cualquier hora, olvidé la actividad física y era ¡muy feliz! Sí, no les voy a mentir, fueron de los mejores años de mi vida, me convertí en mamá, mi más grande bendición.

Hace 4 años, inspirada y motivada por la salud de mi primer hijo, hice consciencia sobre la importancia de una buena alimentación y hábitos saludables, y fue cuando ¡me cayó el 20! como decimos en México. Y si quería hacerlo por mi familia, tenía que empezar poniendo el ejemplo, así que, como imaginan, comencé incorporando más vegetales a nuestra alimentación con los jugos y licuados verdes, a comer dentro de un horario y respetarlo, a hacer más actividad física, tomar agua y por supuesto, dejar atrás absolutamente todos los productos procesados conocidos como “chatarra”. Adiós para siempre a los refrescos, cereales de caja, galletas del supermercado, frituras, embutidos y donas, entre otros. Y por si se lo están preguntando, no, no los extraño y sí, fue fácil. Lo es más, cuando descubres que tenerte amor y respetar tu cuerpo, es el inicio de una vida plena y feliz. 

La foto de la derecha soy yo actualmente, a mis 40 años  sin esos 12 kilos de más desde hace ya 4 años. Cuando haces de la salud un estilo de vida y una prioridad, es, y sin temor a equivocarme, imposible volver a subir ni un kilo más ¡ni en diciembre! Depende por supuesto de cada quién, pero si hay fluctuaciones en tu peso  (que en mi opinión muy personal no debería ser una variación importante), y regresas a tus hábitos de antes, con toda seguridad volverás a tu peso ideal, sin tener que hacer dietas restrictivas, detox para bajar de peso y sin pastillitas mágicas. Eso es lo maravilloso de los buenos hábitos.  Es lo mismo que despertarse cada mañana para darte una ducha, se vuelve una rutina prácticamente inconsciente, se hace parte de tí, y sentirte bien es cuestión de todos los días, de todo momento y entonces sí debes estar tranquilo que te sentirás igual a los 120 años.

Regresando ahora a la foto de la derecha, no solo recuperé mi peso ideal, prácticamente rejuvenecí, adiós a las alergias, a la piel reseca que me la pasaba comprando cuánta crema mágica me recomendaban, adiós al cansancio, a la falta de energía, a la gastritis, a la caída del cabello y ¿les digo algo más loco? cuando te alimentas de forma consciente tienes mayor claridad mental, más enfoque y se eleva tu prana, tu energía vital para estar conectado, atraer y lograr tu propósito de vida. Sí, suena romántico, pero así es y está comprobado. Y si no me crees, inténtalo 😍

Así que si este blog te inspira a tratar al menos de comer mejor, más natural, más saludable, hoy es el momento perfecto para empezar. Hazlo por tí, por amor a tí, por respeto a tu cuerpo, por una vida longeva y con calidad.

Con 💕, Danielle Romero

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *