15 tips para ser una mamá saludable y no rendirse en el primer intento

Quiero empezar este post comentado que no siempre fui una mamá consciente sobre la alimentación de mi primer hijo. Fui mamá también de “froot loops”, y juguitos Jumex, el de durazno era el favorito de mi hijo. Cuando regresaba corriendo del trabajo a la guardería, cansada por un día exhausto (como lo era la mayoría), algunos días pasaba al McDonald por unos nuggets y unas papitas, otras ponía un sobrecito de sopa maggie de pollo con letras y en 5 minutos ya estaba. Sí, claro que le daba también sus verduras y frutas, pero a veces simplemente no quería “batallar”. Además no creí que estaría haciendo mal ¿es comida no? Hasta que te toca “despertar”, como lo digo yo desde un aspecto de entender lo que físicamente necesitamos para estar saludables. La razón, sus problemas de salud persistentes. Desde entonces, al ver a mi hijo no solo recuperar complementamente su salud, sino que además se enferma muy poco y sale en pocos días (al igual que mi hija más pequeña), he sido una activista, convencida y promotora de la importancia que tiene la buena alimentación de nuestros hijos, que garantiza que sean niños y adutlos saludables.

No voy a mentirte mamá que lees este post. No es sencillo hacer que un niño coma saludable, cambiar hábitos en casa, sobretodo si vienen de comer “poco saludable”. No, no es fácil, hay que tener mucha paciencia, amor, disposición y tiempo para lograrlo. Así que si quieres los 15 tips que voy a compartirte como mamá para que tengas una familia saludable, empieza a leer el primero y decides si continúas:

  1. Lo primero, es que debes estar convencida. No se trata de leer algo que te haga click y ya mañana no acordarte. Tienes que tener voluntad de cambiar. Porque el cambio empieza por tí, y luego podrás hacerlo en casa y pedir a la familia que se involucre. Sí, hay que aguantar berrinches, enojos, resistencia, pero eso es completamente normal. Toca ser la mamá “mala” cuando se decide cambiar las reglas. Así que si estás dispuesta y absolutamente convencida de seguir los consejos de esta mamá que quiere niños más saludables, continúa leyendo.
  2. ¡Se aprende con el ejemplo! Sí, es simple. Si quieres que tu hijo desayune su plato de frutas en la mañana con su amaranto y juguito de naranja fresco y recién hecho, debes hacerlo tu también. No, tu tampoco puedes comerte con un café el padazo de pizza que quedó de la noche anterior en el desayuno.
  3. El cambio es paulatino. No tomas la decisión hoy y mañana en vez del corn flakes le vas a dar quinoa. Hay que ir introduciendo ( tal cual como cuando estaban bebés) poco a poco los alimentos y vas viendo qué le gusta y que no. Mis hijos comen muy saludable, incluso muchos vegetales crudos pero hay muchos que simplemente no les gusta. Eso está bien, no pasa nada. Esperas un tiempo y se lo das a probar, de otra forma, en otra presentación.
  4. No caigas en la de premiarlos con un dulcecito si se come todo el aguacate con el brócoli. Hay que comer bien, punto, es parte de sus hábitos ¿les das un premio cuando se bañan o cuando se lavan los dientes?
  5. Sé persistente pero nunca los obligues a comer algo que no quieren. Cuando hacemos las cosas “a fuerza” más nos resistimos y creas en ellos un rechazo total. Aquí lo único que necesitas es pacienda, diálogo y mucho amor. Descubre si de verdad no le gusta, o simplemente no quiere intentarlo.
  6. No los castigues dejándolos sin comer. Piénsalo ¿los castigas y no van a la escuela? Los niños deben comer así como van a la escuela, y no deben asociarlo nunca con un mal comportamiento.
  7. NO los compares. “tu hermano si se come su amaranto y tu no“. Nunca. Cada niño es distinto y tiene sus propios gustos, y eso hay que rspetarlo. Y tocará hacer lunch distintos en algunos casos, pero así es esto.

¿Quieres empezar el año escolar de tus hijos con una rutina saludable?Los últimos 7 tips son para que no te vuelvas loca en la mañana:

  1. Organízate. El domingo planea el menú de la semana. ¡Sí es una locura! Hay que planear desayuno, lunch, snack, comida, snack y cena de 7 días. Además que sea saludable, balanceado, sin procesar, nada congelado, ni calentado en el microondas, nutritivo. Pero como dice mi mamá ¡Ah bueno hija usted no quería ser mamá!
  2. Invoúcralos. A los niños les encanta tomar sus propias decisiones. Pregúntales qué les gustaría llevar en la semana de lunch. Incluso qué le gustaría llevar de frutas y de postrecito, eso les encanta.
  3. Lava las frutas y verduras llegando del supermercado. Sí, los domingos se suponen son para descansar, pero te aseguro que la hora que tardes en dejar todo lavado y desinfectado en el refrigerador te ahorrará mucho tiempo en la semana.
  4. Deja lo que puedas listo la noche anterior. Este tip te va a ayudar mucho, aunque debo decirte que quizá si debas despertarte unos 15 minutos antes de lo que acostumbras porque ya no vas a servir el cereal de cajita en leche que tarda 3 minutos. Así que en la noche deja las frutas ya en los envases del lunch en el refri, el termo con su jugo, mete el agua natural a la mochila, la galletica en su lunchera.
  5. Procura que el desayuno sea completo, pero no complicado. Comer bien no significa ser complicado, y hacer un masterchef. Un plato de avena natural, con leche, chía, frutas y miel es tremendo desayuno.
  6. ¡Ponle creatividad! Busca recetas, prepara nuevas opciones. Además de que los niños necesitan comer variado para garantizar que estemos aportando todos los nutrientes que necesitan para crecer sanos, otra verdad es que lo niños también se aburren de comer lo mismo. Una manzana picada en forma de corazón con un cortagalletas puede hacer una gran diferencia.
  7. Cómprales un termo y prepara sus aguas y jugos en casa. Yo soy más complicada y la hago en la mañana para que no pierdan tanto sus propiedades las frutas, así que quejo la sandía picada en un envase de vidrio en el refri y ya le hecho a la icuadora en la mañana. En 2 minutos tengo el jugo. También dejo las naranjas y peladas y en la mañana las echo al extractor en minutos. Si es mucho ya complicarse, prepara el agua de fruta en la noche o ¡métele agua natura! Pero no juguitos tetrapeck, nunca más.
  8. Consiéntelo, se vale. Métele una galletica (claro saludable), ponle una notica de amor, motívalo, hazle sentir que lo está haciendo bien. Son nuestros hijos, no hay nada en el mundo más importante que ellos.

 

Recuerda que esto y otros tips te estaré compartiendo en mi taller online “Reto niños saludables”. Son 30 días de lunch saludables, recetas de postres, jugos y smoothies. Coaching por un grupo privado de Facebook. Recetario en formato digital. Valor $750 pesos. ¡Empezamos el 01 de septiembre!
 Integrative Nutrition Health Coach Danielle Romero.

Más información:

Reto niños saludables ONLINE

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *